Buscar por...

Puertas Correderas

¿Porqué comprar puertas correderas para tu casa?

Cuando exploramos el mercado en busca de puertas es normal preguntarnos qué tipo es el más adecuado para nuestra casa y estilo de vida. En la actualidad, existen gran cantidad de modelos y diseños que van más allá de las abatibles de toda la vida. Gracias a esta variedad en la oferta, podemos elegir el modelo que se ajuste a nuestras preferencias de diseño. Las puertas correderas, pese a llevar mucho tiempo existiendo, están teniendo un momento de auge y es que, gracias a su versatilidad, resuelven muchos...

s de diseño.

A continuación, hemos preparado un breve resumen con todo lo relativo a este tipo de puertas y su comparación con otros sistemas de cerramiento. En los siguientes párrafos no solo podrás aprender sobre sus estilos y cómo se instalan, sino que te daremos ideas para que elijas opciones que se adapten a tu diseño de interiores.

Tipos de puertas

Antes de comenzar a analizar en profundidad el mundo de las puertas corredizas, vamos a repasar los distintos sistemas de apertura que existen en el mercado. Según el tipo de apertura y cierre que tengan podremos sacar partido de sus ventajas e inconvenientes y tomar así las decisiones de diseño más adecuadas para nuestro proyecto.

- Las puertas abatibles son las que estamos acostumbrados a ver en todas partes. A través de un sistema de pernios, se adhieren a la pared para abrirse y cerrarse sobre ese eje. Uno de sus inconvenientes es la cantidad de espacio que necesitan. En espacios pequeños, donde el movimiento se ve más apurado, pueden llegar a limitar mucho las opciones decorativas.

- Las puertas dobles son la evolución de las abatibles pero, en lugar de contar con una hoja, cuentan con dos, cuyo eje se encuentra en lados opuestos para permitir abrirlas en la misma dirección. Existen dos tipos: la doble abatible y la abatible doble con fijo. Si las puertas abatibles ya requieren espacio para poder abrirse, las dobles necesitan aún más giro. Por este motivo encontramos este tipo de puertas en grandes espacios.

- Las puertas plegables son las que menos espacio necesitan, pero también las más antiestéticas. Funcionan doblándose sobre sí mismas a través de un sistema de rieles, como si de un acordeón se tratase. Son óptimas para espacios muy reducidos, ya que no necesitan espacio de giro ni pared adyacente sobre la que deslizarse. Es muy común ver este sistema en lugares con el espacio muy aprovechado, como en barcos y armarios

- Las puertas corredizas son una alternativa intermedia que permite ahorrar muchísimo espacio, a la vez que garantizan el aislamiento. Con un sistema de rieles, este tipo de puertas se deslizan lateralmente. Los rieles pueden estar a la vista u ocultos, dependiendo del sistema.

Cómo funcionan las puertas correderas

Si bien ya sabemos que se abren y cierran deslizándose lateralmente, estas puertas tienen dos sistemas principales que, aunque el fondo resulta similar, el efecto estético es completamente distinto.

- Las puertas corredizas empotradas necesitan obra para su instalación, ya que, como su propio nombre indica, cuando se abren las hojas se introducen dentro de la pared. Para hacer este sistema viable debemos adaptar el tabique contiguo a la apertura, colocando un casoneto donde irá colocada la puerta cuando esté abierta. De esta manera, la puerta queda completamente oculta cuando se abre. El único inconveniente que plantean estas puertas es que no pueden ser instaladas en paredes con muros de carga, ya que no se pueden realizar agujeros ni transformaciones sobre estos.

- Las puertas corredizas visibles no requieren obra. El sistema de rieles sin obra se instala por fuera del tabique adyacente sin necesidad de colocar el casoneto y, el único requisito adicional que tienen, es la necesidad de dejar libre de muebles y objetos la cara de la pared sobre la que se desplazan.

Ventajas de las puertas corredizas

Gracias a su sistema de apertura y apariencia, las puertas deslizables nos ofrecen un montón de ventajas a nivel decorativo. Según cómo las utilices, este tipo de puertas pueden trascender lo funcional, aportando personalidad a las estancias y creando puntos focales. Algunas de sus ventajas son:

Nos ayudan a ganar espacio

Esta es la ventaja más conocida de este tipo de puertas. Son la elección ideal en habitaciones estrechas, donde no puedes permitirte perder ni un milímetro. En estas circunstancias, optar por un modelo deslizante permite aprovechar toda la profundidad de la habitación.

Mejoran la iluminación de los espacios

Especialmente cuando elegimos modelos de cristal, somos capaces de crear esa sensación de división sin bloquear la luz. Además, cuando las puertas están abiertas no bloquean los rayos solares, por lo que la luminosidad puede invadir toda la estancia.

Crean sensación de continuidad

Cuando se eligen como un elemento decorativo, pueden ser utilizadas con intencionalidad. Si elegimos un diseño de puertas blancas que se integren con la pared, crearán una sensación de continuidad, aumentando visualmente el espacio. Por el contrario, podemos optar por diseños a contraste con la pared, haciendo que sean las protagonistas.

Dan presencia a una estancia

Si elegimos diseños dobles de madera con molduras integradas en la pared, estaremos dando mayor protagonismo a la entrada de la habitación. Este tipo de puertas dobles se utilizan habitualmente en salones principales y comedores, que son las zonas más «nobles» de la casa. Si las utilizamos para cerrar un dormitorio, dotaremos de majestuosidad al ambiente, dando una presencia teatral a la entrada de la habitación.

Sirven para integrar ambientes

Cuando las puertas deslizantes se utilizan para separar habitaciones contiguas, este tipo de puertas pueden ayudarnos a crear sensación de continuidad. Esto es debido a que, cuando están abiertas, no crean ningún tipo de obstáculo visual, especialmente si van desde el suelo al techo.

Y también se pueden utilizar para separarlos

En los momentos en los que deseemos mayor intimidad o dividir las estancias, estas puertas nos pueden servir de gran ayuda. Pueden ser de gran utilidad para aprovechar mejor el espacio de dos cuartos infantiles contiguos, por ejemplo. A la hora de los juegos se pueden unir ambas habitaciones para maximizar el espacio pero, cuando se desee, con correr las puertas se podrán crear dos habitaciones independientes.

Mejoran la comunicación de espacios contiguos

Utilizar este tipo de puertas en habitaciones complementarias es un recurso decorativo excepcional. Nos pueden ayudar a integrar o separar un comedor de la cocina, un dormitorio de un baño en suite o incluso un dormitorio de un vestidor. De esta manera, los espacios adyacentes quedan integrados dentro de la decoración de la habitación principal al mismo tiempo que se mantienen divididos e independientes.

También se pueden utilizar en exteriores

Gracias a la enorme cantidad de modelos y diseños, existen puertas corredizas que se pueden utilizar para comunicar con el exterior. Unir la habitación con un balcón o el salón con la terraza es muy sencillo y, gracias a este tipo de diseños, se puede crear continuidad, prolongando la sensación de la habitación hasta el exterior.

Son versátiles en lo funcional

Gracias a la variedad de diseños, acabados y materiales, este tipo de puertas se pueden emplear en cualquier estilo de decoración y se pueden adaptar a cualquier circunstancia. Por este motivo, estos sistemas de cerramiento están viviendo un incremento constante de su popularidad.

Son versátiles en cuanto a estilo

Al igual que ocurre con sus usos, la enorme variedad de acabados también las hace ser un recurso decorativo que se adapta a todos los estilos. Los modelos de cristal nos sirven para mejorar la iluminación de habitaciones oscuras, las puertas blancas para crear sensación de continuidad con las paredes y las de madera rústica transmiten calidez.

Los materiales de las puertas deslizantes

Otro aspecto en el que es interesante profundizar cuando se está hablando de las puertas corredizas es la cantidad de materiales en los que se fabrican. Conociendo las posibilidades que tenemos, diseñar las estancias será más sencillo, ya que podremos planificar las texturas y materiales previamente. Aunque existen multitud de opciones en el mercado, los materiales más habituales son:

Aluminio

Debido a las propiedades de este material, el aluminio es de los más empleados para fabricar las puertas de exterior o puertas muy grandes que necesitan beneficiarse de su ligereza y resistencia. Es difícil encontrar diseños fabricados al 100 % de aluminio, ya que suelen ir acompañados de otros materiales.

Se utiliza aluminio en el interior de algunas puertas para aligerar su peso o bien se combina con vidrio, creando un soporte a modo de marco o en forma de cuarterones. Otra de las propiedades que lo hace un material perfecto para el exterior es el aislamiento térmico que ofrece.

Hierro forjado

Aunque el diseño puede llevar a ser similar al de las puertas elaboradas con aluminio, el hierro forjado se utiliza principalmente en interiores y ofrece un aspecto más duro y más mate, ya que suele presentarse en negro. Este tipo de puertas son ideales para diseños industriales o espacios con poca luminosidad, donde las puertas de aspecto ligero puedan dar dinamismo a la habitación.

Vidrio

Especialmente cuando se trata de puertas sin obra, los diseños solo de vidrio son una opción interesante, ya que aíslan acústicamente, pero no visualmente. Son perfectos para cerrar oficinas y despachos en caso de que nos interese crear espacios donde reunirnos sin crear demasiada contaminación acústica, pero donde la intimidad visual no sea una prioridad.

También puede ser interesante este tipo de puertas en vestidores y en baños en suite, donde se dividan los espacios visualmente pero se aproveche la iluminación. Al tratarse de un espacio de ámbito privado, crear la intimidad visual no será algo tan importante.

Cristal esmerilado

Al contrario que con el vidrio, el cristal esmerilado sí ofrece intimidad a la vez que aprovecha su nivel de transparencia para dejar pasar la luz. Este tipo de puertas son más versátiles y, pese a que ofrecen una imagen limpia y moderna, se pueden adaptar a cualquier ambiente

Madera

Este tipo de estilo es más frecuente en los espacios interiores y es uno de los preferidos por la mayoría de consumidores. La madera es un material versátil que permite conseguir distintos acabados a la vez que aporta calidez, confort y elegancia.

Según las distintas tonalidades y acabados, podremos elegir las opciones que mejor se adapten a nuestro proyecto o estilo. El rango de diseños es tan amplio que oscila desde estilos minimalistas simples, aptos para entornos más serios, hasta puertas de estilo granero, ideales para ambientes rústicos o industriales.

Principales tendencias de estilo

Ahora que conocemos todas las oportunidades que las puertas corredizas nos ofrecen y cuáles son sus ventajas y acabados, vamos a repasar las principales tendencias de estilo para, a continuación, definir los diseños que mejor encajan con cada uno.

A la hora de decorar, más que mirar tendencias, que tienen un espíritu cortoplacista, siempre es mejor centrarse en estilos o inspiraciones. Se trata de conceptos generales a partir de los cuales podremos construir una historia en la que basar nuestra decoración. Suele suceder que, cuando no tenemos clara la inspiración, nuestra intención es llevar la decoración de las estancias hacia una dirección que, con el tiempo, no somos capaces de conseguir. Acotando el concepto, podremos ir de las ideas más generales a las más concretas. Esto facilitará nuestra toma de decisiones en los detalles, ya que, con una visión clara, podremos determinar si ciertos elementos son adecuados para el concepto que buscamos o no.

Estilo Escandi

Esta tendencia tiene sus orígenes en la decoración y el diseño escandinavos, con una fuerte influencia de la decoración de los años 50. Se trata de espacios de apariencia austera, con muebles de líneas simples, donde convive lo natural con lo industrial.

Los coloridos en el estilo escandi son muy amplios, pero combinan las distintas tonalidades de madera con tonalidades luminosas y el verde de las plantas. Debido a su espíritu minimalista, este tipo de diseño de interiores es perfecto para espacios adultos, ya que tanto por las paletas de colores que utiliza como por lo escueto de su decoración, no es el espacio perfecto para los niños.

Estilo Hygge

Este estilo es una variante del estilo escandi, pero se basa en un concepto danés llamado Hygge (se pronuncia hoga). Pretende crear ambientes acogedores y cálidos donde las distintas texturas creen la riqueza decorativa. Las paletas de color en tonos suaves y luminosos incluyen algunas tonalidades metalizadas que, cuando reciben la iluminación de las velas, crean reflejos interesantes.

Mantas de pelo, candelabros y muebles de estética minimalista en colores claros, así como la madera de haya, son algunas de sus señas de identidad. Al igual que el estilo escandi, se nutre de muebles de líneas simples y de materiales naturales, pero los separa la riqueza del Hygge, que tiene un espíritu más acogedor.

Estilo Bohemio

Para dominar este estilo decorativo es importante dominar las combinaciones eclécticas, ya que es su seña de identidad. Las estancias boho mezclan los materiales naturales con detalles decorativos exóticos de otras culturas evocadoras como las orientales, la india, la marroquí o la latinoamericana. En esta corriente, los colores no son importantes y es posible encontrarse ambientes bohemios con colores suaves, a la vez que otros espacios están llenos de colores y estampados.

Maderas naturales, muebles exóticos y la riqueza de texturas y colores son sus señas de identidad. Este tipo de espacios busca crear un ambiente evocador, donde conviven la vida al aire libre, los viajes y la reutilización de objetos para propósitos distintos a los que se utilizan habitualmente, dando como resultado una estética ecléctica y versátil.

Estilo mediterráneo

Este estilo tiene algunos nexos de unión con el bohemio y es que ambos comparten un cierto espíritu rústico. El uso de vigas de madera, las paredes encaladas y la inspiración rural pueden ser utilizadas como nexos de unión. El punto que lo diferencia es el eclecticismo, ya que el estilo mediterráneo es deliberadamente humilde.

La mejor manera de visualizarlo es imaginando las casas encaladas con los tejados azules de Santorini. Paletas predominantemente blancas con detalles en añil y marrones oscuros. El estilo mediterráneo se desarrolla mejor con elementos mate, ya que huye de las texturas satinadas y brillantes a excepción de algunos detalles decorativos.

Estilo industrial

Este estilo tiene un espíritu más masculino y se caracteriza por respirar un ambiente retro a la vez que aporta la riqueza decorativa, mostrando detalles estructurales como vigas de acero, conductos de ventilación, muros de ladrillo o tuberías.

Respecto al mobiliario, el estilo industrial se suele nutrir de piezas vintage seleccionadas con cuidado para crear calidez en los espacios intencionalmente desangelados que busca. Este tipo de decoración pretende evocar la estética de las naves industriales abandonadas de Nueva York reconvertidas en vivienda. Respecto a los colores, suelen ser neutros y oscuros, dominando marrones, negros y rojizos. A menudo, estos colores pueden romperse con algún tipo de planta ornamental que aporte al ambiente un espíritu más acogedor.

Estilo étnico africano

Con este tipo de diseños se intenta crear contrastes exóticos que atraigan la atención, como estampados animales, metales pulidos y maderas oscuras. En este estilo convive el espíritu sofisticado con el aventurero, dando como resultado estancias que podrían estar sacadas de un safari de lujo o de un hotel remoto en algún país del centro de África.

Máscaras, instrumentos musicales y armas tribales ponen los detalles a estancias con muebles en maderas de ébano, vengué y palo santo. Las texturas las aportan los detalles con estampado animal y el brillo de los metales pulidos como el latón y la chapa.

Otras ideas para combinar estilos

Si bien acabamos de ver las principales tendencias en cuanto a estilo, es importante acercarse a ellas desde una perspectiva personal. Las guías generales que acabamos de ver no son conceptos estáticos que haya que seguir a rajatabla, sino ideas que nos pueden ayudar a encontrar la inspiración. Lo importante, cuando creamos un diseño, es conseguir crear un espacio que nos represente y se amolde a nuestros gustos, personalidades y estilos de vida.

Cuando nos enfrentamos a un proyecto de interiorismo, no debemos olvidar que es el diseño el que tiene que trabajar para nosotros y que solo vamos a estar confortables y a gusto en un espacio si nos representa. Por este motivo, vamos a combinar los estilos que hemos visto entre sí, para entender mejor cómo se pueden hacer funcionar distintos conceptos buscando los puntos que tienen en común.

Estilo escandi e industrial

En este caso, se pueden utilizar los muebles retro característicos del estilo escandi y la combinación de materiales estructurales del estilo industrial. De esta manera, crearemos un espacio a medio camino, minimalista y sencillo, a la vez que rico en texturas y con un espíritu masculino y práctico.

Industrial y étnico africano

Estos estilos tienen similitudes en las paletas de colores basadas en tonos naturales y oscuros. El uso en ambos del cuero y el metal puede aportar riqueza visual, aumentando su recorrido. Utilizar tapizados que recuerden a las pieles de animales, decorar con piezas de apariencia étnica o utilizar accesorios de latón que recuerden al continente africano es una buena manera de hacer convivir estos dos estilos.

Hygge y Boho

Ambos lenguajes se solapan entre sí, aunque el espíritu minimalista del Hygge encuentra su opuesto en el fondo ecléctico del estilo bohemio. Al ser tan similares, si queremos que no se nos vaya la decoración a un estilo boho explícito, es importante que nos ajustemos a la paleta con colores claros (blancos, cremas, beige, gris) y que solo le aportemos toques bohemios de manera dispersa. Detalles como las handiras marroquíes, espejitos de latón o sillones de ratán pondrán los toques bohemios en la decoración Hygge.

Otro elemento que podemos adaptar de la decoración boho es el replanteamiento de objetos para otros fines, como usar cestos que hagan de portamacetas, cajas que tengan la función de estanterías, etc. Debido al espíritu rural y acogedor de este concepto danés, ese estilo humilde le aportará un toque muy interesante.

Bohemio - Mediterráneo

Al igual que ocurre con el Hygge, el estilo bohemio y el mediterráneo tienen una estética muy compatible. El espíritu rústico y sin artificios, la combinación de texturas y la perspectiva humilde de los materiales son los puntos de unión entre ambos. De hecho, podemos encontrar una estética ya existente, que es el nexo de unión entre ambos mundos. Las ciudades mediterráneas del norte de África (Túnez, Tánger, Asilah...) son el medio camino entre el eclecticismo étnico del estilo bohemio y la sencillez rústica del mediterráneo.

Como hemos dicho al principio, la interpretación de todos estos estilos no tiene por qué ser literal y, de hecho, con un poco de búsqueda, podemos encontrar otros muchos que, aunque quizás no sean tan populares, pueden resonar más con lo que nos gusta y buscamos.

La clave para encontrar un estilo personal y ejecutarlo con éxito será siempre el crear un concepto escenográfico que nos ayude a visualizar el resultado final que queremos. Una vez tengamos el concepto, deberemos sacar las características principales en cuanto a colorido, texturas y acabados. De esta manera, tendremos una guía genérica a la que atenernos a la hora de tomar decisiones.

¿Qué tipo de puertas corredizas utilizar según el estilo decorativo?

Ahora que ya tenemos claros los estilos que existen y las posibilidades de diseño que nos ofrecen las puertas deslizantes, es el momento de aplicar ambos conocimientos a la práctica y descubrir qué estilos de puertas encajan bien en cada concepto de diseño.

Puertas sin herrajes en el estilo Escandi

Como una de las características más importantes del estilo escandi es la austeridad en la decoración, optar por un modelo de puertas sin herrajes será una de las formas de mantener la decoración simple. De cara a elegir diseños concretos, modelos lacados en blanco completamente lisos crearán ese tipo de integración visual tan interesante que, especialmente en un estilo minimalista, puede ser un éxito.

Otra opción es utilizar puertas de cristal esmerilado con herrajes de aluminio que, gracias a la ligereza que aporta el cristal y a la estructura mínima y limpia de los rieles de aluminio, creará un aspecto minimalista y delicado.

Puertas rústicas para el estilo Hygge

Como el Hygge es una versión más rústica y acogedora del estilo escandinavo, declinar las puertas blancas y sencillas a unas puertas empotradas rústicas lacadas en blanco le dará ese toque más rural y acogedor al espacio, a la vez que mantiene la estética minimalista y limpia, prácticamente integrada en la pared.

Otra opción serían las mismas puertas rústicas en color crema o en madera de haya natural sin tratar. Así, rebajaríamos el aspecto minimalista, pero aumentaríamos el aspecto hogareño y acogedor del Hygge.

Puertas dobles para el estilo bohemio

Si algo hemos podido aprender del estilo bohemio, es que es todo lo contrario a un ambiente minimalista. Por este motivo, jugar con la teatralidad de unas puertas dobles puede ser todo un acierto. Especialmente si en vez de utilizarse para salón se utilizan para una habitación, el efecto puede ser espectacular.

Otra idea para los ambientes bohemios es aprovechar su eclecticismo y utilizar puertas de colores. Morados, amarillos, rosas, etc. serán puntos focales que, si guardan armonía cromática con el resto de la estancia, pueden darle un toque divertido y encantador a la decoración.

Puertas sin casoneto para los ambientes mediterráneos

El estilo mediterráneo tiene un espíritu principalmente rústico. Por este motivo, las puertas empotradas no son las mejores amigas de este tipo de decoración. Puertas rústicas o de estilo granero son las que darán un aspecto más literal a las estancias con este estilo.

Si no hay otra alternativa y las puertas tienen que ser empotradas, lo ideal es utilizar diseños rústicos. Otra alternativa es usar modelos lacados en azul añil, que ayudarán a hacer una interpretación bastante literal del estilo.

Puertas de acero y cristal en ambientes con decoración industrial

Como ya hemos visto, la riqueza del estilo industrial la aportan las combinaciones de distintos materiales. Por este motivo, las puertas corredizas pueden ser un aliado muy interesante, ya que pueden aportar valor a través de diversos diseños. La interpretación más literal serían las puertas con hierro forjado y cristal. Ya sean solo el marco o también formando cuarterones. Con este tipo de diseños conseguiremos combinar el aspecto pesado del metal con la estética ligera del cristal, creando un contraste muy interesante.

Otras puertas que pueden encajar muy bien con el estilo industrial son las rústicas de granero. Como tienen una influencia importante en el estilo vintage y en elementos toscos característicos de fábricas y almacenes, este tipo de puertas pueden suponer un elemento decorativo interesante, ya que aportarán un contraste muy compatible y, por otro lado, una escenografía muy adecuada para este tipo de ambientes.

Marcos de aluminio y acero en la decoración étnica africana

Este estilo, que ya hemos comentado que guarda muchas similitudes con el industrial, se puede beneficiar también de unas puertas deslizantes fabricadas en hierro forjado. En este caso, la estética aportará sofisticación desenfadada al ambiente a la vez que respeta la paleta de colores. Lo mismo ocurre en el caso del aluminio que, gracias a su colorido, crea unos contrastes muy interesantes.

Otro tipo de interpretación que acercaría este estilo a uno más bohemio sería con puertas rústicas de madera. En este caso, para mantener la elegancia, sería recomendable usar maderas oscuras y con acabado satinado o brillante, ya que si abusamos mucho de la estética rústica podemos virar hacia el estilo bohemio y provocar que el espacio quede poco definido.

Los mejores lugares donde usar puertas corredizas

Tan importante como definir el estilo y el diseño es elegir las zonas donde se van a colocar las puertas. Aunque este tipo de sistema es apto para todas las habitaciones, es cierto que hay algunas estancias de la casa que se benefician más de su uso:

Puertas correderas en baños

Los aseos suelen ser las habitaciones más pequeñas de la casa y, dependiendo del tipo de distribución, suelen presentar problemas para encontrar sistemas de almacenaje sin entorpecer el paso. Cuando utilizamos puertas deslizantes en baños, conseguimos optimizar el espacio, pudiendo aprovechar al máximo cada centímetro cuadrado.

Puertas dobles para cocinas

Utilizando este tipo de puertas dobles para cocinas, estamos creando la oportunidad de contar con un espacio abierto que nos permita disfrutar de la amplitud de la casa. Además, cuando vayamos a cocinar o simplemente queramos darle más intimidad a la habitación, podremos cerrarlas.

Otra manera interesante de utilizar este tipo de cerramiento es para las despensas, ya que, al igual que ocurre con los aseos, podremos aprovechar todo el espacio sin necesidad de sacrificar almacenaje.

Puertas con cerradura para habitaciones y baños

Si queremos asegurar la privacidad en algunas habitaciones, podemos elegir modelos con cerradura. Lo habitual es que tanto las habitaciones como los baños tengan algún tipo de pestillo que permita bloquear las puertas cuando lo deseemos. Instalando este tipo de cierres es importante tener cuidado en las habitaciones de los niños, ya que se pueden quedar encerrados por accidente.

Puertas con cristales para el salón

Al ser una de las zonas de la casa que necesita menos intimidad, podemos crear una mayor sensación de amplitud y ligereza optando por modelos con cristal en las puertas del salón. Ya sean puertas íntegramente de cristal, con cuarterones o con detalles, el vidrio nos ayudará a mejorar la iluminación de la casa y creará una mayor sensación de espacio.

Cómo definir los espacios con puertas de madera rústicas

Cuando hayamos elegido el tipo de puertas que vamos a utilizar, no podemos perder de vista una de sus principales caracteristicas: son sistemas que definen i delimitan muy bien los diferentes espacios. Es necesario que tengamos en cuenta que, desde el distribuidor de la vivienda, el efecto de las puertas tiene que poseer una coherencia estética más allá de cómo se vean dentro de las habitaciones.

Lo normal es que las puertas se parezcan entre sí y, aunque optemos por modelos con y sin cristal o con y sin cerraduras, todas sean muy similares. De esta manera, cuando nos situemos fuera de las habitaciones, todo guardará cierta armonía en lugar de ser una mezcla sin sentido de puertas que no guardan relación entre sí.

Es decir, si queremos darle un estilo determinado a la casa, aunque los diseños de cada habitación varíen no habrá mayor problema, ya que toda la vivienda respirará a lo mismo y las puertas se podrán elegir de acuerdo al estilo elegido. Si, por el contrario, queremos decorar con distintos estilos, la mejor opción serán las puertas versátiles o neutras que, aunque no tengan un estilo tan definido, sirvan como hilo conductor entre todas las habitaciones. En estas circunstancias, los modelos blancos empotrados facilitarán mucho la tarea, creando una sensación de continuidad

Además de utilizar las puertas como parte de la estructura básica de la decoración, podemos usarlas también para dividir los espacios. Como hemos visto anteriormente, gracias a su morfología nos permiten dividir los espacios o dejarlos diáfanos, según la ocasión.

Otro caso en el que las puertas corredizas son muy útiles es cuando se colocan en el medio de una habitación italiana. Si queremos aprovechar la luminosidad durante el día, solo tendremos que dejar las puertas abiertas y, además, según el tipo de diseño que hayamos seleccionado, ofrecerán una función decorativa en la habitación. Por la noche, cuando queramos dormir y tener más tranquilidad, las puertas cerradas nos ayudarán a aislarnos del ruido y de las luces.

Como hemos dicho brevemente cuando hablábamos de los salones, las puertas con cristal aportarán ligereza y dinamismo a la vez que mejorarán la iluminación, pero tienen como contrapartida la disminución de intimidad. Por este motivo, a no ser que utilicemos cristal esmerilado, este tipo de diseños son mejores para zonas de paso, recibidores, salas de estar, comedores, salones y cocinas. Como también hemos visto anteriormente, pueden ser un recurso decorativo interesante para baños en suite y vestidores, ya que crearán cierto aislamiento sin restarle sensación de amplitud al cuarto.

¿Son difíciles de montar las puertas deslizantes?

Una vez que ya hemos decidido qué tipo de puertas queremos utilizar para nuestra casa, solo nos queda saber los precios y organizar el montaje. Al principio vimos cómo según el tipo de puerta que escogiésemos era necesaria la realización de obras o no.

Para las puertas visibles no es necesario contar con instaladores profesionales, ya que solo es necesario montar el kit de guías y rieles y, si lo deseamos, el embellecedor que cubra el sistema. Pese a que hoy en día existen en el mercado opciones estéticas que no necesitan cubrirse, en ocasiones, dependiendo del diseño, podemos optar por colocar una caja a modo de embellecedor.

En el caso de las puertas empotradas, es necesario realizar una obra para crear un hueco en el tabique donde se esconderán las puertas cuando estén abiertas. A continuación, se instalará la puerta, introduciendo el casoneto en el hueco. En el mismo casoneto van colocados los rieles a través de los que se deslizará la puerta. Una vez colocada y fijada la estructura, se insertan las ruedas y se coloca la puerta.

En este último caso es necesaria cierta pericia para instalarlas, ya que requiere de una serie de habilidades imprescindibles para garantizar que el trabajo a medida queda bien. No obstante, una vez esté instalada la puerta, si es necesario realizar cambios a posteriori, se podrán hacer sin el menor problema, siempre y cuando se elijan puertas de dimensiones similares a la actual.

En consecuencia, podemos ver cómo los estilos deslizantes de puertas suponen una solución eficiente, económica y versátil para las puertas de hogares y oficinas. Gracias a su amplia variedad de materiales y acabados, permiten encontrar diseños que se adapten al estilo de cualquiera.

Las puertas correderas son un recurso decorativo que no solo simplifica los retos del diseño de espacios, sino que son capaces de aportar imagen y estilo por sí mismas. Sea cual sea nuestro estilo, encontraremos acabados y materiales adecuados a este sin salirnos de nuestro presupuesto. Pese a que existen desde hace muchos siglos, es ahora cuando se están poniendo más de moda y es que, gracias a todas las ventajas que ofrecen, son una de las mejores alternativas.

Puertas Correderas

¡Hoy tenemos 1 producto para tí!

Estamos viendo 1-1 de 1 productos

Filtros activos