Nueva pirámide alimenticia

3094 Visitas 1239 Gustó

Nueva pirámide alimenticia: más centrada en el bienestar integral

¿A qué nos referimos al hablar de la nueva piramide alimenticia? ¿Por qué es nueva? La pirámide alimenticia es conocida por todos con mayor o menor profundidad. Se estudia en el colegio, es tratada en programas de alimentación, los expertos la explican en sus blogs y los médicos aconsejan alimentarse según las indicaciones que se contemplan en ella. Como ves, no es nueva. Lo que ha ocurrido es que se han incluido aspectos novedosos este año. Por ejemplo, realizar 60 minutos de ejercicio diario o cuidar el equilibrio emocional. Debes saber que La Sociedad de Nutrición Comunitaria es la encargada de velar por dar a la sociedad aquellos consejos generales que mejoren el bienestar y la salud de las personas. Por diversos motivos, desde el año 2001 no se había revisado la Pirámide Alimenticia, y es importante subrayar que, al igual que las sociedades evolucionan, su forma de alimentarse también debe adecuarse a las exigencias del momento.

La nueva pirámide alimenticia

Vamos a analizarla por partes o escalones, desde la base hasta la cúspide, explicando los cambios que se han introducido en ella.

La base de la pirámide

Si recuerdas cómo era esta pirámide, en la base, se encontraban aquellos alimentos que eran de consumo diario. Aportan la energía necesaria para nuestro metabolismo basal y para tener energía con la que afrontar los retos del día a día. Por ello, los hidratos de carbono estaban en esta base. En la actualidad, en dicha base están situados los aspectos relacionados con el estilo de vida y los hábitos saludables, una faceta que resultaba necesario incluir. Por muchos consejos que nos den, si nuestros hábitos siguen siendo poco saludables nunca experimentaremos el bienestar. En concreto, se refiere a: - Actividad física de 60 minutos. - Equilibrio emocional, porque la alimentación se altera cuando estamos centrados en problemas. Comemos compulsivamente e ingerimos más calorías. - Balance energético. Resulta decisivo no comer más de lo que se gasta. Ante una vida sedentaria hay que reducir la cantidad, no la calidad de los nutrientes. - Técnicas culinarias saludables: hervir, cocer, al vapor, guisar, al horno y menos fritos. Sencillo, pero hay que cumplirlo. - Tomar, como mínimo, de 4 a 6 vasos de agua al día. La hidratación es elemental para que nuestro organismo funcione correctamente.

Segundo escalón

En él están los alimentos que, como decíamos, nos ayudan a afrontar con energía las actividades. Pero ahora no te van a decir cuánto debes comer, ya que depende de tu actividad física. ¡No puede comer igual una persona que trabaja en una oficina sentada que un obrero que está cimentando una obra! Como decíamos, calidad de los alimentos y los cereales integrales, así como adaptar la cantidad a lo que necesitamos. Pan integral, pastas, arroz, patatas, harinas integrales... todo ello debe estar integrado de acuerdo con tu necesidad de gasto energético.

Tercer escalón

El imperio de las frutas y verduras. ¡Siempre frescas! De 3 a 4 frutas al día y 3 raciones de verdura como mínimo. Se incluye aquí el aceite de oliva que se puede tomar en ensaladas, crudo, o en los guisos que hagamos para las comidas.

Cuarto escalón

Alimentos como carne de pollo, huevos, pescado, legumbres o frutos secos deben estar presentes en tu dieta diaria de 1 a 3 raciones. Los productos lácteos, de 2 a 3 raciones al día.

Quinto escalón

Las carnes rojas y los embutios no son recomendadas, sino, más bien, opcionales. Su consumo siempre debe ser moderado. Así mismo, la ingesta de bebidas fermentadas y alcohol debe ser opcional y siempre muy moderada.

Sexto escalón

Son los dulces y grasas como la mantequilla, pasteles, panadería o golosinas. Son alimentos prescindibles, pero que se pueden consumir esporádicamente en muy poca cantidad. Se incluyen los suplementos alimenticios como vitaminas y otros aportes complementarios. Como ves las variaciones más importantes tienen que ver con el cambio de estilo de vida y las porciones. Resumiendo, los cambios son: - Se debe aumentar la actividad física. - Se debe atender a la salud emocional. - La hidratación es fundamental en la nueva pirámide. - La cantidad es determinante, debemos comer lo justo para movernos con energía. - Cocinar adecuadamente los alimentos y priorizar los alimentos frescos y poco cocinados. - Se incluyen dentro de la pirámide los complementos alimenticios, porque forman parte de las dietas de muchas personas en nuestra sociedad. No obstante, se hace hincapié en que deben ser de uso muy moderado. La dieta mediterránea, basada en alimentos de temporada, cocinados de manera tradicional, empleando aceite de oliva es una forma de alimentarse sana y equilibrada. Se ha recuperado la idea de que lo esencial son los alimentos de origen vegetal. Ahora esta pirámide se estudiará en los colegios y será la guía y base para las dietas de instituciones como hospitales o comedores escolares. Por tanto, échale un vistazo y piensa qué ajustes debes implementar en tu dieta para acercarte a esta nueva pirámide alimenticia. Como ves, existen cambios muy importantes a tener en cuenta, ¿por cuánto tiempo guiará nuestra alimentación esta nueva piramide alimenticia?
¿Te resultó útil este artículo?
Publicado en: Cocina

Comentario de Facebook

Blog menu

Últimas entradas del blog