¿Sabes cuándo desaparecen los efectos secundarios de los corticoides?

10548 Visitas 1744 Gustó

¿Sabes cuándo desaparecen los efectos secundarios de los corticoides?

Muchas personas se preguntan cuándo desaparecen los efectos secundarios de los corticoides. Quien lo hace es porque necesita consumirlos o porque precisa tomarlos alguien a quien quiere.

Breve introducción a los corticoides

Cuando hablamos de ellos, también llamados esteroides, nos referimos a unas sustancias que nuestro cuerpo produce de manera natural, cuya función principal es prepararnos para combatir ataques externos y mejorar nuestras posibilidades de sobrevivir.

También existen fármacos corticoides que sintetizan de modo artificial esas hormonas para que desempeñen idénticas funciones. Son utilizados como antiinflamatorios, aunque asimismo son útiles para reducir el riesgo de rechazo de un paciente recién transplantado, combatir el asma y las erupciones cutáneas, tratar procesos alérgicos serios o suavizar ciertos efectos producidos por la quimioterapia.

Esperamos que nuestra web ayude a responder a la mayoría de tus dudas o preguntas. Pero si en algún momento necesitas más información sobre otros temas, puedes consultar estas otras páginas web amigas donde podrás encontrar contenido de gran calidad Armarios lacados en blanco , Relojes muy especiales, Viaje a Estados Unidos, Top tatuajes, Impresiona2.

Los corticoides están para ayudarnos

En general, son inmunomoduladores y antiinflamatorios potentísimos que mantienen sus beneficios de manera prolongada y, eso sí, deben ser administrados aplicando normas muy concretas. ¿Lo bueno? Que se llevan utilizando desde hace mucho tiempo y han sido suficientemente investigados y analizados. Así, se conocen a la perfección cuáles sus beneficios y sus inconvenientes. ¡No tienes que dudar en tomarlos si te los han prescrito!

Los corticoides más usados

Entre los corticoides más populares figuran la prednisona, la prednisolona, la hidrocortisona y la metilprednisolona, así como algunos otros, los cuales se distribuyen con diferentes nombres comerciales. En cuanto a su administración, es posible encontrarlos en forma de cremas, colirios, geles o inhaladores para el uso tópico, así como inyectados, infiltrados o por vía oral, mediante jarabes o píldoras, según las circunstancias.

Su aplicación se realiza, habitualmente, para tratar problemas reumáticos, hematológicos, oncológicos, gastrointestinales, infecciosos, broncopulmonares, renales, alérgicos, dermatológicos y crónicos. Su administración debe estar siempre controlada por un especialista médico, quien ha de mantener su uso el mínimo tiempo posible, espaciando al máximo la repetición de estos tratamientos.

Tampoco es conveniente, por ejemplo, interrumpir su ingesta de manera brusca. Con frecuencia, si se hace, se producen consecuencias negativas como dolores de cabeza, nauseas, vómitos, hipotensión, mialgias, fiebre, hipoglucemia, pérdida de peso, letargos, etc.

Así que, sí o sí, ¡ponte en buenas manos si tienes que tomarlos!

Efectos secundarios de los corticoides: tipos y duración

Tomar corticoides sin control puede poner en riesgo tu salud de una manera muy seria. Es así porque su consumo puede acarrear efectos secundarios, algunos muy graves. Sin embargo, quédate tranquilo: si un doctor te prescribe tomarlos y supervisa el tratamiento, son tan seguros y fiables como cualquier otro medicamento. De hecho, la mala fama que tienen es debida, casi siempre, a un mal uso.

Lo normal es que estos tratamientos se administren por periodos cortos de tiempo, entre 7 y 14 días. En estos casos el riesgo es mínimo y los efectos adversos son escasos, si acaso un cierto aumento de apetito y una tendencia a la inquietud. Si los tratamientos son más prolongados, la situación se complica y las consecuencias adicionales pueden ser mayores.

¿Te preocupa esta información? Relájate, los efectos secundarios leves suelen desaparecer cuando se finaliza el tratamiento. Por lo tanto, se trata de incidencias muy puntuales, y controladas, en tu organismo.

Principales efectos secundarios de los corticoides

Vamos a analizar a continuación cuáles son los efectos no deseados que el consumo de corticoides puede generar. Recuerda que esta entrada es meramente informativa, no sustituye en ningún caso a una consulta médica. Busca el respaldo de doctores cualificados antes de medicarte por tu cuenta, especialmente cuando se trata de esta clase de fármacos.

1. Efectos adversos leves

Si los tomas durante poco tiempo y/o con dosis bajas, los corticoides generan efectos secundarios apenas significativos y poco frecuentes que, normalmente, desaparecen en cuanto dejas de tomarlos.

Una de estas consecuencias es la retención de líquidos, que ocasiona una cierta hinchazón en algunas zonas de tu cuerpo, sobre todo en la cara.

Además, en ciertas ocasiones su ingesta se acompaña de un aumento del apetito y de determinados brotes de ansiedad.

Por ello, al aumento de peso puede ser una consecuencia no deseada de su utilización. Es conveniente concienciarse y prevenirla mientras se lleva a cabo el tratamiento. De este modo, podrás paliar sus efectos sobre la báscula y te evitarás disgustos innecesarios. Sea como sea, si ganas algo de peso siempre puedes ponerte después en manos especializadas para perderlos una vez concluido el tratamiento.

Las alteraciones de la menstruación también pueden producirse, aunque desaparecen unas semanas después de la conclusión del consumo de los corticoides.

En términos semejantes se sitúan el ligero aumento de la presión arterial, los problemas para que el calcio se fije en tus huesos y un cierto retraso en la cicatrización de heridas.

Cuando se realizan análisis de sangre, por otra parte, los ratios obtenidos suelen ver alterados sus niveles de glucosa, colesterol, potasio, calcio y hormonas tiroideas.

Ten presente, no lo olvides, que todos estos efectos desaparecerán progresivamente cuando dejes de tomar tus corticoides.

2. Efectos adversos graves

Cuando los corticoides no se toman bajo supervisión médica, se prolonga en exceso su consumo o, simplemente, sus efectos positivos superan a las consecuencias negativas generadas, existen casos en los que se desarrollan aspectos perjudiciales que pueden llegar a cronificarse.

Insistimos: son casos extremos y, casi siempre, vinculados a un uso inadecuado. En tales ocasiones, se pueden derivar estas complicaciones:

- Debilidad de los ligamentos y los tendones.

- Atrofia del tejido celular subcutáneo.

- Infecciones bacterianas.

- Osteoporosis.

- Arteriosesclerosis.

- Obesidad central.

- Hipertensión.

- Debilidad muscular.

- Inmunosupresión.

- Convulsiones.

- Cambios psicológicos y alteraciones de la conducta.

- Hipersensibilidad, especialmente en forma de urticaria.

Estas consecuencias se producen de manera minoritaria y, te recordamos, sobre todo cuando no hay un seguimiento médico del tratamiento. Están asociadas a los tratamientos de esteroides de altas dosis durante periodos de tiempo prolongados.

Si se producen, la intervención médica deberá corregir esos desajustes con tratamientos o actuaciones complementarios. Ocasionalmente, pueden llegar a ser crónicos, pero lo habitual es que terminen siendo eliminados tras haber abandonado el tratamiento, iniciado el nuevo y transcurridas algunas semanas o meses, según la gravedad de los efectos secundarios.

Ahora que sabes cómo y cuándo desaparecen los efectos secundarios de los corticoides, quédate tranquilo. Si estás en buenas manos médicas, tomarlos es seguro y, normalmente, esas adversidades desaparecen al cesar el tratamiento.


Publicado en: Salud & Belleza
Menu Blog